FRUTAS TROPICALES

From Mediana

Jump to: navigation, search

FRUTAS TROPICALES


Contents

INTRODUCCION

Los que vivimos en el trópico disfrutamos del sol todo el año. El sol da vida a las plantas y bajo su luz y calor, crecen y dan frutas dulces y perfumadas. La tierra en el trópico es fecunda y produce plantas de maravillosas flores y exquisitas frutas. Cuando llegaron por primera vez a tierras americanas, algunos conquistadores pensaron que habían descubierto el paraíso terrenal.

Hace muchos siglos, los habitantes de estas tierras eran nómadas y recolectores: emigraban de un sitio a otro en busca de comida. Al pasar de los siglos, estos hombres reconocieron las propiedades y beneficios de las plantas y comenzaron a cultivar algunas de ellas. Se convirtieron en sabios conocedores de la naturaleza.

Durante la conquista de América, los españoles, admirados del nuevo mundo que tenían ante sus ojos, escribieron acerca de la gran variedad de plantas, flores y frutas que encontraron, tan diferentes en forma, tamaño, color y sabor a aquellas que conocían en Europa. Como los indígenas eran expertos en las propiedades nutritivas y medicinales de las plantas, algunos frailes y conquistadores les pidieron que les revelaran esos maravillosos secretos. Gran parte de la información que los indígenas dieron a los españoles sobre las plantas de América y sus usos se encuentra en los textos que los cronistas escribieron hace casi 500 años.

Hoy, los científicos han clasificado más de 3.000 especies de frutas tropicales y unas 1.200 especies son nativas de estas tierras de América. A través de técnicas de análisis, sabemos qué vitaminas, proteínas y minerales tienen y qué capacidades nutritivas y curativas poseen. Pero todavía hoy, los científicos viajan a las selvas a consultar con los indígenas sobre las propiedades de frutas y plantas.

Algunas frutas tropicales como el cacao, el banano y la pina se convirtieron en los productos más importantes en la vida y la economía de países como Guatemala, Honduras, Ecuador y las Filipinas. Poderosas compañías las explotan en miles de hectáreas y las venden en todo el mundo. La vida de pueblos completos depende de la siembra, cosecha y venta de bananos, pina o cacao.

Las frutas son una gran riqueza de color, sabor y textura. Nos dan energía y, a veces, nos pueden devolver la salud perdida. Al recordar la gran variedad de frutas que tenemos, al conocer su historia y cómo las hemos utilizado a través del tiempo, podemos apreciar la riqueza extraordinaria del trópico. Podemos reflexionar también en cómo las usamos hoy y cómo pueden ser riqueza para el futuro de nuestros hijos y nietos.


AGUACATE

Persea americana

"lo que tiene de dentro es como manteca y es de maravilloso sabor y dexa el gusto tan bueno y blando que es cosa maravillosa". Martín Fernández de Enciso, Santa Marta, 1519

Esta fruta, suave como la mantequilla, nació hace miles de años en las faldas de los volcanes de Centro América. Los aztecas la llamaban ahuacatl. Cuando los españoles llegaron a América, encontraron aguacates en los montes y en los mercados indígenas desde México hasta el Perú.

En Nicaragua, los indígenas sembraban árboles de aguacate cerca de sus casas y los daban a los recién casados como regalo de bodas, porque este árbol tiene una vida larga, da buena sombra y produce muchos frutos. Hay unos aguacates que crecen en climas calientes y otros que pueden crecer en climas más templados. Dependiendo de la variedad, del clima, del tipo de tierra, los frutos del aguacate tienen diferentes formas y tamaños. Hay aguacates tan pequeños como un nuez y hay otros tan grandes como una mano abierta. Hay aguacates redondos como naranjas y cuellilargos como peras, de cascara verde y suave, y también de cascara rugosa y casi negra.

Se deja un aguacate al sol varios días, hasta que esté casi negro, y luego se exprime la pulpa en una tela delgada, sale un aceite suave y transparente. Si se echa en el pelo, lo deja suave y brillante. Algunos españoles que llegaron a América usaron el aceite de aguacate en lámparas para alumbrar. Hoy se utiliza en la fabricación de jabones muy finos.

Al pinchar la semilla del aguacate con una aguja, sale una tinta indeleble, de color terracota. Con esa tinta muchos conquistadores escribieron sus cartas; y todavía hay personas que la usan para marcar la ropa.

A algunos animales les encanta comer aguacate. Los indios Kikchi del norte de Guatemala dicen que los pichones de pájaros cantores alimentados con aguacate, aprenden a cantar pronto y bien. A los perros y gatos que lo comen a menudo se les pone el pelo suave y brillante. El aguacate se come en muchos sitios en ensaladas, con sal y pimienta. Pero, en Brasil y en Francia lo preparan con azúcar como si fuera postre.


AGUACATE Venezuela, Colombia, Centro América. PALTA Chile, Perú.

FAMILIA DE LAS PARCHAS O GRANADILLAS

"Su flor es muy para ver, por la hechura tan extraña y maravillosa que tiene... que quien con afecto pío y devoto la contempla, halla en ella figuradas muchas de las insignias de la pasión de Cristo, Nuestro Redentor". Bernabé Cobo, Perú, 1653


En los húmedos bosques de los Andes, donde la neblina se cuela como un fino algodón entre las cosas, los primeros españoles que llegaron a América vieron con gran admiración unas flores blancas, rosadas y violeta que colgaban de unos bejucos. Escondidas entre las hojas había unas frutas en forma de globos. Al abrirlas, despedían un perfume exquisito y se veía una pulpa acuosa, llena de muchas semillas oscuras. Como se les parecieron a las granadas de España, las llamaron granadillas. En Venezuela se conocen como parchas y parchitas.

En el Perú, las mujeres se adornaban el pelo con flores de granadillas y para recibir a los visitantes les regalaban estas flores y frutas. Desde ese entonces se han contado más de 400 especies diferentes de granadillas americanas.

PARCHITA DULCE O AMARILLA

Passiflora ligularis

Para comerse una de estas frutas, hay que partir la cascara amarilla y pecosa como quien parte un huevo. Al quebrarla, hay una bolsa de semillas grises envueltas en un juguito dulce, que se debe sorber de un solo jalón. La boca queda llena de un perfume fresco, y entonces, provoca comer otra y otra y otra ...

Las flores son de extraordinaria belleza y adornan paredes, árboles y enrejados.

PARCHITA DULCE o AMARILLA Venezuela. GRANADILLA Colombia, Ecuador, Centro América. GRANADITA México. TINTÍN Perú.


PARCHITA MARACUYA

Passiflora edulis

La cascara de esta fruta es amarilla, verde pálido, o morada. Es lisa y dura al tacto y adentro se encuentra una pulpa muy perfumada; es un olor que a nadie se le olvida. La pulpa es acuosa y amarilla, llena de semillitas grises y de sabor muy ácido. Pero, si se le añade agua batida con azúcar, se hace un jugo delicioso y refrescante. Con esta fruta también se preparan dulces, pasteles, helados y mermeladas. PARCHITA MARACUYA Venezuela. CHINÓLA República Dominicana. MARACUYA Colombia, Ecuador. PASIONARIA MORADA Guatemala.

CURUBA

Passiflora mollissima


Una pelusita fina como terciopelo cubre toda esta fruta que parece un pequeño pepino, pero de color crema o amarillento. La cascara es blanda y suave al tacto. Adentro, se encuentran unas semillas oscuras envueltas en una pulpa transparente color salmón, un poco acida, que despide un perfume delicado.

Estas plantas sólo crecen en climas templados o fríos y las gentes de esas tierras las cultivan y aprecian mucho. Con ellas se hacen jugos, helados y postres de un color rosado bellísimo.

CURUBA Venezuela, Colombia. GRANADILLA CIMARRONA México. TACSO Ecuador. TUMBO Perú.

PARCHA GRANADINA

Passiflora quadrangularis

Estafrutaes grande, de forma ovalada, y su cáscara es verdeclara y suave. Por dentro, tiene unas semillitas pegadas a una pulpa perfumada de colorrosado claro y de sabor agridulce. Se come al natural con algode azúcar, pero principalmente seusa para preparar refrescos.

La parcha granadina creceen una enredadera que da unas bellísimas flores.

PARCHA GRANADINA Venezuela. BADEA Colombia. GRANADILLA GIGANTE México, Centro America. QUIJON Bolivia. TUMBO Ecuador

LECHOSA O PAPAYA

Carica papaya

"... hay unas higueras altas y derechas y sin ramas... y la fruta que llevan son unos higos tan grandes como melones... Madura esta fruta en el árbol y no juntamente, sino una a una, y acaece estar una madura y amarilla como cera y con otras todas verdes y duras". Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdez, Nicaragua, 1547

Hace miles de años, el sol, la tierra y el agua produjeron una fruta muy jugosa, dulce y suavecita al paladar que refresca deliciosamente al que tiene sed y da salud al que la necesita. Esta fruta es la lechosa, llamada papaya en Colombia y Centro América y fruta bomba en Cuba.

Cuando los españoles llegaron a América y vieron por primera vez estas frutas enormes, se asombraron muchísimo, y más aún cuando vieron los papayos, esas matas altas, de tronco delgado y frágil coronado por un penacho de hojas, del que cuelgan seis y hasta diez lechosas.

El papayo o lechoso da frutos durante todo el año y de una fruta pueden comer hasta diez personas. Los indígenas de las tierras cálidas apreciaban mucho esta planta y la cultivaban cerca de sus casas. Cuando el árbol estaba viejo y ya no daba frutos, hacían balsas uniendo varios troncos, porque éstos flotan en el agua igual que el corcho.

Al partir la cascara de una lechosa verde sale un líquido blanco parecido a la leche. De allí proviene el nombre que a esta fruta se le da en Venezuela. El nombre papaya viene de aboya, el nombre caribe de la planta.

En este líquido lechoso, y en toda la planta, se encuentra una sustancia llamada papaína que le otorga a la lechosa propiedades muy especiales: comer un pedazo de fruta fresca es muy bueno para la digestión; muchos cocineros envuelven la carne dura entre hojas de lechosa, o la cocinan con un pedazo de fruta verde, para ablandarla. En la industria farmacéutica preparan remedios con la papaína y en otras industrias la utilizan para suavizar cueros, limpiar pieles y aclarar la cerveza.

LECHOSA Venezuela. PAPAYA Colombia, Centro América. FRUTA BOMBA Cuba. MELÓN PAPAYA México.


"(La chirimoya) ... tiene la carne blanca y suavísima, con un agridulce apetitoso de suerte que, ajuicio de muchos, es la fruta mejor y más regalada de todas las naturales de las Indias". Bernabé Cobo, Perú, 1653

LA FAMILIA DEL ANÓN

Esta es una familia numerosa, con muchas especies de frutas parecidas. Por esta razón, la gente que no las conoce bien, confunde unas con otras. Las frutas de esta familia tienen casi todas la cascara verde y frágil y la pulpa blanca, fresca y perfumada por dentro. Son tan suaves que se deshacen en la boca como si fueran natilla o pudín. Las frutas se comen frescas, o en helados y refrescos. Las semillas pulverizadas del anón, de la chirimoya y de la guanábana repelen a algunos insectos. El polvo de las semillas de anón se usa para quitar los piojos y si se mezcla este polvo con granos como frijoles, caráotas, garbanzos o arvejas en las despensas y sitios donde se almacenan, los gorgojos, y otros insectos que se comen los granos, no los atacan.


RIÑON O ANON

Annona squamosa

El riñon o anón tiene una curiosa cascara verde llena de escamas carnosas. Cuando la fruta está madura, la cascara se abre tan sólo de apretarla suavemente con los dedos.

Adentro hay una carne blanca, muy fresca y muy suave, más dulce que la de la chirimoya. También está llena de semillas negras, duras y lisas, que se deslizan suavemente entre la lengua y los dientes.

Los tainos, antiguos habitantes de las islas del Caribe, lo consideraban una de las mejores frutas y lo cultivaban en sus huertos. Los conquistadores lo llamaron manjar blanco de los españoles, pero hoy se conoce en muchos sitios con su nombre en lengua taina: anón.

GUANABANA

Annona murieata Al comer por primera vez esta fruta los españoles pensaron que estaban comiendo copos de algodón empapados en vinagre y agua de rosas, porque cuando uno come copitos de guanábana, éstos se deshacen como agua en la boca y dejan un sabor ácido, dulce y perfumado. Cuando hace calor, no hay mejor refresco que un jugo o helado de guanábana.

La guanábana es una fruta grande. Algunas llegan a tener el tamaño de un balón de fútbol. La cascara es verde y áspera, y tan frágil cuando está madura que se rompe de sólo apretarla con los dedos. El guanábano crece en climas calientes y su nombre viene de la lengua taina.

CHIRIMOYA

Annona cherimola


Esta es una fruta de cascara verdosa y de pulpa blanca, tan blanda que se deshace en la boca como mantequilla. Tiene un sabor agridulce y perfumado y muchos dicen que es un postre perfecto que tiene la consistencia de flan o natilla.

Hay chirimoyas de diversas formas y tamaños, y algunas pueden llegar a ser tan grandes como la cabeza de un muchacho. Sin embargo, las chirimoyas más bonitas tienen forma de corazón.

El árbol de la chirimoya crece en las laderas de la cordillera de los Andes y de la Costa, en climas templados y secos.

El nombre chirimoya viene de la lengua quechua que hablan los indígenas del Perú: chirimuya quiere decir semillas frías.


"Es muy olorosa y tanto huele que en la casa donde haya uno de sus frutos, huele toda la calle que es cosa de admiración". Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdez, Nueva España, México, 1547

PIÑA

Ananas comosus

La pina nació en Brasil hace miles de años. Los indios guaraníes que allí vivían la llamaron ananá que en su idioma quiere decir fruta exquisita. Por ser deliciosa y perfumada, otras tribus de América la llevaron a sus tierras y la cultivaron con mucho cuidado; la comían frecuentemente, hacían vinos con ella y la usaban como medicina para curar la bronquitis y algunos males del estómago.

Cuando Cristóbal Colón llegó a la Isla de Guadalupe en 1493, los caciques de la isla le ofrecieron ananá en señal de bienvenida y amistad. Los españoles nunca habían visto esa fruta, pero pensaron que se parecía a la pina de los pinos europeos y la bautizaron pina de las Indias. Esta es la razón por la cual hoy la llamamos pina.

Los reyes europeos pronto supieron de esa fruta americana, que semejaba la cabeza de un rey con corona y que tenía un sabor inolvidable para los que llegaban a probarla. Los reyes querían ver y probar la pina, pero el viaje por mar desde América hasta Europa duraba muchas semanas y las pinas siempre llegaban podridas a la mesa de los reyes.

Como en Europa no hay sol ni calor todo el año, las pinas no daban fruto. Carlos II de Inglaterra ordenó a sus jardineros que construyeran casas con paredes de vidrio y que las calentaran con estufas de carbón para simular el calor del trópico.

Después de dos años de experimentación, el Rey Carlos II dio un deslumbrante banquete en su palacio, donde la pina cultivada en sus invernaderos fue la atracción principal.

Cada planta demora dos años en producir una sola pina. Al cabo de dieciocho meses después de sembrada, la planta echa un ramillete de florecitas moradas que se van abriendo a lo largo de veinte días. De estas florecitas nacerá un solo fruto compuesto de muchas fruticas. Esto sucede una sola vez en la vida de la planta.

Cuando comemos una pina, estamos comiendo muchas fruticas a la vez. Cada "ojo" es una fruta que maduró pegada a otras y se formaron bajo una sola cascara.

Hoy, se come pina en todo el mundo. Pero la pina madura recién cortada que comemos en el trópico, es la que tiene el exquisito sabor y aroma que nunca pudieron olvidar los conquistadores.


"(El merey)...es medicinal para los enfermos de fiebres, para los que sufren mal genio o están deprimidos". Gabriel Soares de Sousa, Bahía, Brasil, 1569


PRIMAS AMERICANAS DEL MANGO

Antes del año 1700, en estas tierras de América nunca se había visto ni comido un mango. Fueron los portugueses los que trajeron esta maravillosa fruta desde la India hasta Brasil. Desde allí se extendió por toda la América tropical. Pero antes de la llegada del mango, ya existían aquí unas deliciosas frutas que pertenecen a la misma familia del mango y que son muy apreciadas.


JOBO

Spondias mombin


Los aztecas llamaban xocotl a todas las frutas que eran acidas y hoy, en Centro América, llaman jocotes a estas frutas rojas, anaranjadas y amarillas de sabor agridulce. Los indígenas de Nicaragua hacían vino con ellas que duraba todo un año sin dañarse. Decían que ésta era una fruta muy sana y buena, y se la daban a los enfermos para que tuvieran apetito. En Centro América, hacen una salsa deliciosa de jocotes verdes y chiles para comer con tortilla. En Venezuela se usa en la preparación de refrescos y conservas. La madera del jobo es utilizaba en la fabricación de cajones, huacales y fósforos.

JOBO Venezuela. JOCOTE Centro América. CIRUELA MORADA o JOBO República Dominicana. CIRUELA Ecuador, Colombia.


MEREY

Anacardium occidentale


En las épocas de cosecha, las ventas de los mercados parecen un incendio por los colores rojo y amarillo de los mereyes, ma-rañones o caujiles. Los historiadores dicen que es una fruta nativa del norte de Brasil y que fue llevada al Caribe por los indígenas que viajaban a menudo entre las islas y la tierra firme.

Todavía hoy se hacen unos vinos de un perfume delicioso, mermeladas y dulces con esta fruta. Y cuando se come fresca, quita la sed y deja un saborcito astringente en la boca. En Brasil, la gente dice que el merey es bueno para la memoria y en Nicaragua, que las hojas mascadas o machacadas sirven para conservar la dentadura. En la región de Guayana, en Venezuela, con la corteza del árbol se prepara un té que se usa como remedio para la diarrea.

La parte roja y carnosa que se come fresca no es exactamente la fruta, sino una parte de la flor: el pedúnculo floral. El verdadero fruto es la nuez que se come pelada, tostadita y con sal y es muy sabrosa además de ser alimenticia. En el sur de Venezuela se preparan postres y tortas de merey y un delicioso mazapán.

MEREY Venezuela. CAUJIL República Dominicana. MARANON Centro América, Colombia, Ecuador.


"... como el ganado alcance a comer esta fruta, de lo que estercola, como es tierra fértil, de cada grano se ha hecho y hace un árbol" Juan de Echagoian, Santo Domingo, 1568

GUAYABA

Psídium guajava

Cuando los españoles olieron por primera vez el perfume de las guayabas, pensaron que habían encontrado el paraíso terrenal, porque en Europa nunca habían visto ni probado fruta igual.

El nombre guayaba viene de la lengua de los tainos, antiguos habitantes de las islas del Caribe. Cultivaban el árbol del guayabo cerca de sus casas porque conocían los secretos maravillosos de esta planta y sabían aprovecharlos: comían la fruta fresca y también la usaban para preparar vinos exquisitos y perfumados; con las hojas, elaboraban un jarabe que quita el dolor de estómago; con la madera del tronco, hacían arcos y flechas, cucharas y otros utensilios. Y en épocas de guerra, recibían a guayabazos a sus enemigos.

Cuando llegaron los españoles, encontraron guayabos en todas las tierras calientes. Los cronistas cuentan que con la llegada de los cerdos y las vacas de Europa, los guayabos se convirtieron en una terrible plaga, porque en cada bocado estos animales se comían muchísimas pepitas y donde dej aban el estiércol, nacían muchos árboles de guayabo. Para controlar la plaga de los guayabos, tuvieron que quemarlos.

La guayaba tiene una piel verdosa, amarilla o rosada que es suave y cerosa al tacto. La pulpa de la guayaba se come hoy en muchas partes del mundo y con ella se preparan aromáticos dulces, jaleas y bocadillos de un fuerte color rojo.

En la Segunda Guerra Mundial, las tropas inglesas comían polvo de guayabas para no enfermarse y evitar la gripe, porque la guayaba tiene más vitamina C que la naranja. El guayabo pertenece a la fragante familia de las Mirtáceas y sus primos son el clavo, la canela, la pomarrosa y muchas otras plantas de olores exquisitos.


"(El níspero)... es del más lindo sabor e gusto que se pueda pensar, y yo no hallo cosa que se pueda comparar ni que se le iguale. En metiéndole en la boca, tan pronto como el diente la siente, en continente que entre la dentadura se comienza a partir, al momento sube un olor a las narices y cabeza, que el algalia o almizcle no se le iguala, y este olor ninguno lo siente y lo huele, sino el mismo que come la fructa".

Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdez, Nicaragua, 1547



FAMILIA DE LOS ZAPOTES

La tierra de los zapotes es Centro América y el nombre zapote nos viene de la lengua de los aztecas, que llamaban tzapotl a todas las frutas dulces y carnosas. Hoy, en muchas partes de nuestra América, llamamos zapotes a una gran cantidad de frutas.

Se conocen más de 400 especies de zapotes y muchas de ellas tienen la carne dulce y suave al paladar. Los árboles que producen estas frutas son fuertes, de tronco grande y grueso, y de madera tan buena, que con ella se construyen casas.

A los pájaros, a los monos, a las ardillas y también al ganado les encantan los zapotes.

NISPERO

Manilkara achras


Los aztecas los llamaron chicotzapotl, o zapote que produce chicle, porque al hacer una incisión en el tronco del árbol sale una leche en forma de lágrimas que al rato se endurece y se convierte en goma. Con esta goma, o látex, hacían hasta hace poco los chicles que compramos en las dulcerías, en las tiendas y en las calles. Hoy se usan productos sintéticos en la fabricación del chicle, pero aún en México, Honduras y Guatemala se sigue sacando látex del árbol del níspero o chicozapote. Los nísperos suelen bajarse del árbol cuando aún no están maduros. Entonces son duros como piedras y saben un poco amargos. Pero si se dejan en una cesta por unos días, se vuelven blanditos, dulces y perfumados.

NÍSPERO Venezuela, Colombia, Centro América CHICOZAPOTE México.



ZAPOTE MAMEY

Pouteria sapota

La historia cuenta que estas frutas salvaron la vida a Hernán Cortés y a sus soldados cuando iban en campaña de conquista desde México hacia Honduras. Si no hubieran encontrado mameyes por el camino hubieran muerto de hambre. El mamey contiene 23% de azúcar, lo que significa que es una de las frutas más dulces.

La cascara es de color tierra y nada vistosa. Pero, al abrirla encontramos una carne de color rojo o rosado encendido y una semilla larga, negra y brillante. Cuando está bien madura, es una de las frutas más lindas para ver y más deliciosas para comer.

En algunos sitios de Centro América sacan un aceite de la semilla, el aceite sapuluyo, que es muy bueno para el pelo, para fabricar cosméticos y dar sabor al chocolate.

ZAPOTE MAMEY Venezuela. ZAPOTE Colombia, Centro América.



"Los cardones donde nacen estas pitahayas es cosa fiera y de mucha salvajez la forma de ellos... Para sacar una pitahaya de donde está nacida, no ha de ser aprisa, ni sin buen tiento y buen cuchillo, porque aquellos cardos son juntos, espesos y muchos y muy armados". Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdez, Santo Domingo, 1547

CAIMITO

Crysophyllum cainito

Cuando los españoles llegaron a América, vieron que los indígenas de las costas de Panamá, Colombia y Venezuela se limpiaban los dientes con la hoja de un árbol llamado caimito y los dientes les quedaban muy limpios y blancos.

Los frutos del caimito son verdes, morados o amarillos y tienen una carne dulce y un poco lechosa. Deben bajarse maduros del árbol pues verdes son muy astringentes. Se pueden preparar deliciosos postres con el caimito, mezclándolo con naranja, crema y azúcar. El árbol se usa en jardines pues tiene hojas de un color verde muy hermoso que por el envés son doradas.


FRUTAS DE LOS CACTUS

La familia de las cactáceas tiene muchas especies diferentes. Son plantas extrañas que parecen erizos, nacen entre rocas y arenas y viven por mucho tiempo con poquísima agua. Cuando llegaron los españoles a América, vieron que los indígenas de México, Colombia, Venezuela y Perú hacían cercas con estas matas espinosas para proteger sus viviendas.

Los españoles llamaron tunas a las frutas que crecían en cardones con hojas redondas y pitahayas a las frutas que crecían en cardones de hojas alargadas. Los aztecas las llamaban ñopa-lli, indistintamente. Cuando los españoles llegaron a México, vieron que Moctezuma y otros nobles señores usaban unas mantas bellísimas de un color rojo que ellos nunca habían visto. Este color lo obtenían los indígenas de un gusanito que crecía en los nopalli. Al gusano lo llamaban nocheztli que quiere decir sangre de tuna. El nocheztli llegó a venderse muy caro en Europa y Asia y así comenzó el comercio de la cochinilla, nombre que los españoles dieron a este gusano. Con el brillante tinte traído de América, los reyes y los nobles teñían sus vestidos.

En México, las mujeres iban al mercado en la mañana con canastos llenos de tunas y pitahayas blancas, amarillas, rosadas, anaranjadas, moradas, coloradas y rojísimas. Las pelaban sin espinarse y se las ofrecían a los compradores ensarta das en palitos porque el jugo de las frutas deja las manos y los labios todos pintados de rojo. Ahí también vendían miel de tunas, vino de tunas, queso de tunas, melcochas de tunas y tunas secadas al sol que saben mejor que las uvas pasas.

Las tunas son las frutas más frescas y exquisitas para comer en un día caluroso, especialmente si se está en el desierto. Eso sí, ¡cuidado!, porque el que no las sabe coger se puede espinar.


"Las uchuvas son unas fruticas de niños, dulces y de ella se fabrica una regalada conserva; prodúceme en todas tierras templadas..." Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdez, Santo Domingo, 1547


DULCES PRIMAS DEL TOMATE

En las laderas de los Andes, hace miles de años nació una serie de plantas que ha dado comida, contento y salud a los hombres por muchos siglos. Tal es el caso del tomate, la papa y la berenjena y frutos dulces y ácidos, como el lulo o naranjilla y la uchú va o topo-topo.


LULO

Solanum quitoense


Desde hace más de 400 años, los viajeros que pasan por las montañas de los Andes toman para saciar la sed y para cobrar energías, el jugo de una fruta que se llama lulo o naranjilla. En el Ecuador, los indígenas la llevan como único alimento en las largas caminatas que hacen por las montañas y por las selvas. Esta fruta crece solamente donde el sol ilumina vertical y constantemente las faldas de las montañas. Por eso le dicen la hija del sol, la fruta dorada de los Andes.

Cuando estas frutas están verdes, se cubren de unas espinitas muy finas y agudas, tan tupidas que parecen terciopelo. A medida que van madurando, se les van cayendo las espinas y se vuelven de un color amarillo encendido o anaranjado. Por ser redonda y de este color y por tener un saborcito ácido, los españoles la llamaron naranjilla. La palabra lulo viene del quechua.

Al partir esta fruta con un cuchillo, se encuentra una pulpa perfumada, agridulce y toda llena de semillas; así, partido, el lulo parece un pequeño tomate. Con la pulpa se hacen jugos aromáticos, refrescantes y aciditos. También se preparan helados, postres y mermeladas.


"Rodrigo de Contreras, Gobernador de Nicaragua, ha destruido todo el dicho valle y tierra del río Sixaola y ha talado más de 30 mil pies de pijibayes que es el principal mantenimiento de los indios de aquella tierra". Hernán Sánchez de Badajoz, Costa Rica, 1541


UCHUVA O TOPO-TOPO

Physalis peruviana

Dentro de unos farolitos en forma de corazón, se esconden estas delicias. Cuando están maduras, la envoltura, que parece de papel, se abre y aparece una frutita dorada, brillante, cubierta de un aceite oloroso y perfumado, con sabor a mandarinas y tomates.

Estas frutas son tan lindas, que en el Perú las mujeres las ensartaban para hacer collares o para ponérselas de adorno en el pelo.

La uchuva o topo-topo crece en los campos y en los patios de las casas en las regiones templadas o frías y es tan fácil de cultivar como cualquier mata de tomate. Es originaria de los Andes peruanos y en las regiones cálidas es poco conocida. Con estas frutas se hacen mermeladas, dulces y pasteles. En Estados Unidos, Sudáfrica y Australia hay grandes plantaciones de uchuva, pues se ha industrializado para la elaboración de mermeladas.

En París venden uchuvas cubiertas de chocolate, en las tiendas elegantes, como una exquisitez.

TOPO-TOPO Venezuela. MILTOMATE Centro América. UCHUVA Colombia.

FRUTAS DE LAS PALMAS

Allá arriba, por encima de todos los árboles, bailan y susurran, cuando sopla el viento, las hojas de las palmas. Y cuando se mueven las hojas, debajo de ellas se ven unos racimos de frutas que cuelgan como en cascada. El tamaño de las frutas de las palmas varía desde el de una uña hasta el de la cabeza de un hombre. Se conocen por los nombre de corozos, huiscoyoles, morar oyes y pijibayes en Centro América, y de macaquitos, mañocas, sejes, moriches y pijiguaos en Venezuela. Las palmas son tantas y tan variadas, que se han clasificado más de 2000 especies diferentes. Las frutas de las palmas son casi todas muy alimenticias y con ellas se hacen aceites, refrescos, vinos y dulces. Por su gran valor nutritivo, son plantas importantísimas para la sobrevivencia de los indígenas del Amazonas y del Delta del Orinoco.


PIJIGUAO

Bactris gasipaes

Antes de la llegada de los españoles hubo en Centro América y en las tierras cálidas de América del Sur, una palma que crecía en las selvas, llamada pijibay, pejibayeopijiguao. Era tan importante esta palma en la vida de muchos pueblos indígenas, que los indios celebraban la época en que maduraban los pijiguaos. Durante algunos meses del año, eran el principal alimento en las selvas americanas. La gente engordaba y se ponía saludable y hasta los peces aprovechaban los pijiguaos que caían a los ríos. El tronco del pijiguao es durísimo y con él fabricaban arpones, lanzas y marcos para levantar las viviendas.

Hoy conocemos poco esta palma, porque se ha ido extinguiendo. En Centro América había muchísimos pijiguaos cerca de las viviendas de los indígenas, pero los conquistadores con el fin de doblegar a las tribus rebeldes al dominio español, cortaron las palmas de pijiguao para rendirlos por hambre.

Aún hoy, esta palma es muy abundante en el Alto Orinoco y es uno de los alimentos principales de los yanomami. Cuando hay cosecha, en febrero y agosto, los yanomami la celebran con festivales. Cada palma produce de 50 a 70 frutos. Estos son rojos o amarillos y se comen cocidos. También se tuestan y se fabrica una especie de harina que se agrega a las sopas y otras comidas.

PIJIGUAO Venezuela. CHONTADURO Colombia. PIJIBAY o PEJIBAYE Centro América.


OTRAS GOLOSINAS AMERICANAS

ICACO

Chrysobalanus icaco

El dulce de icaco es uno de postres más populares en toda la América tropical. Estas frutillas, de color blanco o morado, se preparan en deliciosas conservas. Y así, la pulpa algodonosa se come empapada en un dulce almíbar. Con los dientes puede partirse la semilla y adentro se encuentra una almendra perfumada que completa este exquisito postre.


GUAMA

Inga spectabilis

La guama es una fruta larga y aplanada que recuerda a un machete. Al abrirla encontramos unas semillas verdes o negras rodeadas de unos copos de algodón suaves y de dulce sabor. El guamo es un árbol frondoso, que da buena sombra y unas hermosas flores blancas.


COTOPERIS

Talisia oliviformis

El árbol del cotoperís con su copa redonda o en forma de paraguas da una sabrosa sombra en los días de calor. El fruto es pe-queñito y de color amarillo verdoso; tiene una pulpa dulce que envuelve la semilla y puede comerse fresca o en jugos y mermeladas.


MORAS O ZARZAMORAS

Rubus floribundus

El jugo rojo de las moras siempre ha coloreado los labios de los niños y los picos de los pájaros. Estas fruticas crecen en tierras templadas y frías y, al igual que las rosas, a cuya familia pertenecen, tienen espinas en los tallos y en las hojas. Con las moras se preparan jugos deliciosos, mermeladas aciditas, y postres que hacen agua la boca.

MAMONES O MAMONCILLOS

Melicoccus bijugatus

En las calles de nuestras ciudades y pueblos, en las ventas de frutas y en los mercados, venden mamones o mamoncillos. Al partir la cascara verde, todos sabemos como comer estas fruticas: royendo, royendo esa pulpa acidita y rosada hasta que la semilla quede limpia. En algunas regiones tuestan las semillas y preparan una harina que se utiliza en la fabricación de panes y tortas.

MANI O CACAHUETE

Arachis hypogaea

Antes de la llegada de los españoles, ya los indígenas de algunas regiones del continente americano cultivaban el maní. De América, los españoles lo llevaron a África, India, China e Indonesia. La planta de maní es pequeña y, curiosamente, el fruto se entierra y se desarrolla bajo tierra. En la cosecha, lá planta se arranca completa y se deja secar. Los frutos se comen preferiblemente tostados.


NARANJA

Citrus sinensis


La naranja es una fruta que forma parte de la vida diaria de este continente y es apreciada por su exquisito jugo.

Los chinos fueron probablemente los primeros en cultivar naranjas hace más de 4.000 años. Los árabes le llevaron al África y de allí pasó al sur de España.

Los califas sembraban naranjos en sus famosos jardines y patios para gozar del aroma exquisito de las flores, de la brillantez de sus hojas y de la delicia jugosa de sus dorados frutos. La palabra naranja nos viene del árabe naranj.

Los misioneros españoles trajeron naranjos a la América y en cada convento sembraron sus semillas. Aquí, los naranjos crecieron y se multiplicaron asombrosamente y es todavía costumbre en muchas casas sembrar un árbol de naranjo en la mitad del patio.

Actualmente se cultiva una gran variedad de naranjas. Dependiendo de su uso comercial y de la región del cultivo, se producen frutas de distintos colores y tamaños, con pulpa dulce o más acida, y que tienen una corteza gruesa o delgada.

Otras frutas cítricas como el limón, la mandarina, la toronja, y la grapefruit o pomelo, pertenecen a la misma familia de la naranja.


FRUTAS VENIDAS DE OTROS CONTINENTES

Algunas frutas, como el mango, el cambur, la naranja y el coco, tan conocidas y comunes en la América tropical, no nacieron en estas tierras. Fueron traídas de regiones muy lejanas por viajeros y conquistadores. En grandes carabelas españolas y portuguesas, las nuevas semillas y plantas cruzaron los mares. Eran los frailes que acompañaban las expediciones de la conquista quienes con frecuencia se dedicaban a cuidar y difundir las nuevas plantas.

Muchos cronistas escribieron cómo en tierras americanas algunas semillas traídas de Europa crecián más grandes y fuertes que en el viejo continente. Y, por el contrario, otras frutas de zonas templadas no se aclimataron en el trópico.

Algunos viajeros trajeron plantas de la India, de la China, de África, de Malasia y así llegaron a la América tropical, el café, la granada, el melón, el pomagás, el dátil, la patilla, y tantas otras frutas de hermosos nombres que nos deleitan con sus exquisitos sabores.


COCO

Coccus nucifera

El coco es la fruta de la palma más importante en el mundo. Al cocotero lo llaman árbol de la vida porque es una de las plantas más bellas y útiles al hombre.

Si una persona naufraga y llega a una isla donde hay sólo cocoteros, puede sobrevivir por muchos meses. Los cocos frescos tienen dentro agua cristalina, dulce y salobre a la vez; la pulpa blanca es sabrosa y nutritiva y, si se ralla y exprime, produce una leche con la que se puede cocinar carnes y pescados. Con el coco seco se puede hacer fuego para calentarse, y si la pulpa blanca se pone al fuego, sale un aceite que es bueno para la piel y con el que también se puede hacer mantequilla. Además, es posible hacer jabones, mezclando este aceite con ceniza. Con el tronco del cocotero se puede construir una casa, y muebles para la casa. También se pueden fabricar canoas, mástiles para la canoa y con la fibra del coco se pueden hacer lazos y redes para pescar. Esto y muchas cosas más hacen los que saben aprovechar esta bellísima palma.

MANGO

Mangifera indica



Esta fruta, dorada como el sol y dulce como la miel, la comen con igual deleite los pájaros, los monos y los hombres.

El mango es una fruta nativa de la India y allí la cultivan desde hace más de 4.000 años. Era una fruta tan apreciada, que el emperador Akbar ordenó plantar 100.000 matas de mango cerca de su palacio. Para los hindúes y los budistas, el mango es una fruta sagrada.

Se cree que los portugueses trajeron el mango al Brasil en el siglo XVIII y de allí se propagó rápidamente por todas las tierras cálidas de América. Sin embargo, otros especialistas piensan que pudo haber llegado desde las Islas Filipinas a México en barcos españoles que hacían esa ruta. Se conocen más de 30 variedades de mangos y estos pueden ser pequeños como un limón o pueden llegar a pesar hasta kilo y medio. Los distintos tipos de mangos varían también en forma, color y sabor, así como en la época de la cosecha. Se distinguen igualmente las mangas, que son de mayor tamaño y tienen una forma más redondeada.

Con los mangos se hacen jugos, helados, postres, pasteles, y jaleas pero no hay nada más delicioso que chuparse un mango maduro lleno de jugo dulce, brillante y perfumado.


CAMBUR O BANANO

Musa aradisiaca

El cambur o banano nació en los valles calientes y húmedos de la península de Malasia y es una de las frutas más antiguas en la historia del hombre. HAce más de 4.000 año, los viajeros llevaron el cambur a África y luego los árabes lo llevaron a la India y al Medio Oriente. Los portugueses lo plantaron en las Islas Canarias y Cristóbal Colón lo trajo a América en su segundo viaje.

Desde entonces, el banano es una fruta muy importante en la vida de los americanos. Con él se hacen frituras, sopas, postres, refrescos, tortas y batidos.

El banano no es realmente un árbol: es una planta cuyo tronco es suave y hueco. Un viento fuerte puede derribar toda una plantación. La fruta no tiene semillas y se produce por medio de hijos o plantitas nuevas que nacen de una especie de pie subterráneo. Estos hijos crecen rápidamente y a los ocho meses echan un brazo que se va llenando de florecitas; de cada flor nace una fruta. Cada planta produce sólo un brazo que lleva unas 150 frutas; al poco tiempo de cortado el brazo, la planta muere, pero los nuevos hijos que crecen de su pie dan pronto más frutos. El nombre cambur viene de las Islas Canarias, donde a una variedad de plátanos le llamaban camburé.

Los historiadores dicen que el coco no es originario de América, sino que llegó flotando desde el Oriente. Cuando los españoles exploraban por primera vez las costas del Océano Pacífico cerca de Panamá y Nicaragua, encontraron más de 400 cocoteros, todos en formación, bordeando la línea de la playa. Pero parece que los americanos sólo comenzaron a usar el coco para su alimentación, después de la conquista de América. Todos los pueblos del mundo aprecian esta fruta y se ha creado un comercio enorme de exportación de cambures o bananos a los países que no tienen clima tropical. Es tan importante el banano en la vida de muchos países americanos que la vida diaria de la gente y las decisiones de sus gobiernos se ven afectadas por la producción o exportación de esta fruta.

CAMBUR Venezuela. BANANO Colombia, Centro América. GUINEO República Dominicana. PLÁTANO Ecuador, Perú.



ÍNDICE DE NOMBRES COMUNES


AGUACATE
CAIMITO
CAMBUR
COCO
COTOPERIS
CURUBA
CHIRIMOYA
GUAMA
GUANÁBANA
GUAYABA
ICACO
JOBO
LECHOSA
LULO
MAMÓN
MANGO
MANÍ
MEREY
MORA
NARANJA
NÍSPERO
PARCHA GRANADINA
PARCHITA DULCE
PARCHITA MARACUYA
PIJIGUAO
PINA
PITAHAYA
RIÑON
TUNA
UCHUVA
ZAPOTE MAMEY

Personal tools